Title Image

CONVENIOS

 

Convenio de Basilea

 

El Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación fue adoptado el 22 de marzo de 1989 por la Conferencia de Plenipotenciarios en Basilea, Suiza, en respuesta a una protesta pública tras el descubrimiento, en la década de 1980, en África y otras partes del mundo en desarrollo, de depósitos de desechos tóxicos importados del extranjero. El Convenio se negoció a fines de la década de 1980, y su objetivo en el momento de su adopción fue combatir el “comercio tóxico”, como se lo denominó. La Convención entró en vigor en 1992.

El objetivo general del Convenio de Basilea es proteger la salud humana y el medio ambiente contra los efectos adversos de los desechos peligrosos. Su ámbito de aplicación abarca una amplia gama de desechos definidos como “desechos peligrosos” en función de su origen y / o composición y sus características, así como dos tipos de desechos definidos como “otros desechos”: desechos domésticos y cenizas de incineración.

 

Convenio de Basilea (pdf)SITIO WEB

 

 

 

Convenio de Estocolmo

El Convenio de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes fue adoptado por la Conferencia de Plenipotenciarios el 22 de mayo de 2001 en Estocolmo, Suecia. La Convención entró en vigor el 17 de mayo de 2004. Este Convenio es un tratado global para proteger la salud humana y el medio ambiente de los químicos que permanecen intactos en el medio ambiente durante largos períodos, se distribuyen geográficamente, se acumulan en el tejido graso de los humanos y la vida silvestre, y tienen un impacto nocivo salud humana o en el medio ambiente.

La exposición a contaminantes orgánicos persistentes (COP) puede conducir a graves efectos sobre la salud, incluidos ciertos tipos de cáncer, defectos de nacimiento, sistemas inmunes y reproductivos disfuncionales, una mayor susceptibilidad a enfermedades y daños al sistema nervioso central y periférico.

Dado su transporte de largo alcance, ningún gobierno que actúe solo puede proteger a sus ciudadanos o su entorno de los COP.

Convenio de Estocolmo (pdf) SITIO WEB

 

Convenio de Minamata

 

El Convenio de Minamata sobre el Mercurio es un tratado mundial para proteger la salud humana y el medio ambiente de los efectos adversos del mercurio. Se acordó en la quinta sesión del Comité Intergubernamental de Negociación sobre el mercurio en Ginebra, celebrada en Suiza a las 7 a.m. la mañana del sábado 19 de enero de 2013 y se adoptó ese mismo año, el 10 de octubre de 2013 en el curso de una Conferencia Diplomática (Conferencia de Plenipotenciarios), en Kumamoto, Japón. El Convenio de Minamata entró en vigor el 16 de agosto de 2017.

El Convenio busca llamar la atención sobre un metal usado a nivel mundial y omnipresente que, si bien es de origen natural, tiene un amplio uso en objetos cotidianos y se libera a la atmósfera, al suelo y al agua desde diversas fuentes. El control de las emisiones antrópicas de mercurio a lo largo de su ciclo de vida ha sido un factor clave a la hora de determinar las obligaciones del Convenio.

Los aspectos más destacados del Convenio de Minamata incluyen la prohibición de nuevas minas de mercurio, la eliminación gradual de las existentes la reducción del uso del mercurio en una serie de productos y procesos, la promoción de medidas de control de las emisiones a la atmósfera y de las emisiones a la tierra y al agua, así como la regulación inexistente del sector de la minería artesanal y a pequeña escala. El Convenio también se encarga del almacenamiento provisional de mercurio y su eliminación una vez que se convierte en residuo, los puntos contaminados de mercurio y temas sanitarios.

 

Convenio de Minamata (pdf)SITIO WEB

 

 

 

Convenio de Rotterdam

 

El texto del Convenio de Rotterdam fue aprobado el 10 de septiembre de 1998 por una Conferencia de Plenipotenciarios en Rotterdam, Países Bajos. El Convenio entró en vigor el 24 de febrero de 2004.

Los objetivos del Convenio son los siguientes:

  • promover la responsabilidad compartida y los esfuerzos conjuntos de las Partes en la esfera del comercio internacional de ciertos productos químicos peligrosos a fin de proteger la salud humana y el medio ambiente frente a posibles daños; y
  • contribuir a su utilización ambientalmente racional, facilitando el intercambio de información acerca de sus características, estableciendo un proceso nacional de adopción de decisiones sobre su importación y exportación y difundiendo esas decisiones a las Partes.

Convenio de Rotterdam (pdf)SITIO WEB

Sinergias de los convenios

Para mejorar la cooperación y coordinación entre los convenios de Basilea, Rotterdam y Estocolmo, sus respectivas conferencias de las Partes han tomado una serie de decisiones.

Este llamado “proceso de sinergias” tiene como objetivo fortalecer la implementación de los tres convenios a nivel nacional, regional y global al proporcionar una orientación política coherente, mejorar la eficiencia en la prestación de apoyo a las Partes en los convenios, reducir su carga administrativa y maximizar El uso eficaz y eficiente de los recursos en todos los niveles, manteniendo la autonomía legal de estos tres acuerdos ambientales multilaterales. Este enfoque único es un ejemplo exitoso para otras partes de la agenda ambiental global y demuestra cómo mejorar la gobernanza ambiental internacional a través de la coordinación y la cooperación.

Además de iniciar reformas a las secretarías de los tres convenios a nivel administrativo y operativo, este proceso está cambiando la forma en que la implementación de los convenios se lleva a cabo a nivel nacional y regional. Las partes en los convenios y las entidades que apoyan a los países en la implementación de los convenios, como los centros regionales, las organizaciones intergubernamentales y las organizaciones no gubernamentales, también realizan esfuerzos para aumentar la coherencia en la implementación de los convenios.

 

SITIO WEB

 

 

 

 

 

Objetivos de Desarrollo Sustentable

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 representan un compromiso a escala mundial que tiene como objetivos eliminar la pobreza y guiar al mundo en un sendero hacia el desarrollo sostenible en un contexto de paz y equidad. La agenda la conforman una serie de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y 169 metas, acompañado de un conjunto importante de indicadores.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible puede ser abordada, diseñada y ejecutada desde diversas maneras y en todos territorios, con enfoque multinivel y multitemático. En ese contexto, los ODS precisan un fuerte componente de formación, de agentes formados que acompañen el proceso, y promuevan la integración, la articulación y el conocimiento en base al desarrollo sostenible.

 

 

 


SITIO WEB

Red Intergubernamental de Químicos y Desechos para América Latina y el Caribe

 

El Centro Regional de Basilea para América del Sur (CRBAS) forma parte de la Red Intergubernamental de Químicos y Desechos para América Latina y el Caribe, que fue creada en el marco de la XX Reunión del Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe (Cartagena, Colombia, 28-31 de marzo de 2016), mediante la Decisión 8

 

La Red tiene como objetivos:

  • Contribuir a la aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, facilitando el logro de los objetivos y metas relacionadas con productos químicos y desechos en los países de América Latina y el Caribe (ALC);
  • Apoyar la aplicación de los acuerdos internacionales sobre productos químicos y desechos en los países de la región;
  • Reforzar la cooperación regional y facilitar el intercambio de información y buenas prácticas sobre gestión racional de productos químicos y desechos;
  • Promover mecanismos de transferencia de tecnología y generación de capacidades para la reducción del uso de productos químicos; y
  • Hacer recomendaciones a nivel de política y programas para consideración del Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe.

La Red está integrada por el conjunto de puntos focales de gobierno nominados por los países de la región, así como por otros actores relacionados con el alcance y propósito de la Red.

 

La Red cuenta con un Plan de Acción para la Cooperación Regional en la Gestión de Productos Químicos y Desechos durante el bienio 2019-2020, que fue adoptado por la XXI Reunión del Foro de Ministros de Medio Ambiente (Buenos Aires, Argentina, 9-12 de octubre de 2018).

 

 

Puntos focales (pdf)Plan de Acción de la RED 2019-2020SITIO WEB

Contacto
close slider